Nací hombre, me acepté gay, me formé queer y me empodero en drag

Fotografías por: Wener Solórzano

Recién pasado el Pride GT 2019, aún los ánimos y la alegría de unirnos y salir a manifestar por algo que todos deseamos: El reconocimiento de nuestros derechos, que es una constante para la comunidad LGBTI+ en un país tan conservador, en el que el ser diferente es casi un delito.

Por esta razón, hace algunas semanas, decidimos fotografiar a 3 amigos, que nos cuentan por qué han encontrado una válvula de escape en el mundo Drag. Para ellos, involucrarse en él, ha sido una forma desde dejar la timidez, disfrutar la vida y hasta formar una familia -esto último suena raro, pero lo entenderás más adelante-.

Amelie Lumiere

Me he arriesgado más con mi familia expresando mis intereses hacia este tipo de arte. Y a pesar que ha sido difícil, y me ha costado varias cosas, siento que es ya es un  gran avance a lo que estaba acostumbrado a vivir en casa. 

Me he quitado bastantes miedos, incluso con mi amigos, porque yo siempre fui bien callado y guardaba muchas cosas, entonces siento que el Drag me ayudo a exteriorizar mi creatividad y mis sentimientos a otro nivel, sin miedo. He sido más abierto con lo que expreso, no me asusta y no me hace sentir como si estoy haciendo algo mal. Al contrario, me lo disfruto demasiado y siento que estoy viviendo algo que desde hace ratos quise vivir.

Space Boots

Originalmente “Space Boots” se creó como un alter ego, comenzó como un lugar en el que podía crear cualquier escenario y acoplarme a él. Me parecía, y sigue pareciendo un bonito espacio para experimentar y materializar mis pensamientos/sentimientos.

Eventualmente fue conociendo a más personas que también tenían sus propios mundos y al juntarlos simplemente me hacían vivir. Poco a poco con esta compañía se fue materializando y exteriorizando más y más.

Poco a poco la linea divisora entre este mundo y la realidad se fue borrando, es por esto que este alter ego es una parte real de mi persona. Con esto me da a entender que personalmente no me pondría bajo la etiqueta “DRAG”. Me describiría mas como una criatura sin genero, una manifestación Queer que da a mostrar la flexibilidad del ser humano y su mundo de posibilidades. No todo tiene que estar encerrado en una etiqueta para poder funcionar. Tenemos la oportunidad de poder definir qué y quiénes queremos ser, poder usar todas nuestras capacidades para crear una voz interna. 

Por encima de todo esto, a parte de ser un viaje que me ha mostrado nuevos colores y formas, es un viaje que me ha hecho VIVIR VIVIR VIVIR y me gustaría que mas personas puedan dejarse tener esta oportunidad de conocerse y VIVIR.

Gabo

El drag es la extensión artística que me ha ayudado a expresar parcial o en totalidad mi sentir. No soy un personaje creado para crear una realidad diferente, yo soy el personaje que creé al aceptar mi realidad latente. Con el drag he podido sentirme completo y alcanzar un nivel de perfección, una perfección que es diferente a las de otrxs, porque el drag y la cultura queer me han enseñado que ambos responden a la necesidad individual y colectiva que no debe de tener un nivel o estándar que hay que cumplir, es un espectro que refleja la esencia, y eso es lo más bello de nuestra cultura. 

Con el drag siento belleza en cada detalle y con el tiempo he ido evolucionando mi estética, más la emoción es la misma. Recuerdo cuando hice drag por primera vez en Halloween de 2017 y me veo ahora con mi Haus, que son mi familia y producto de una amistad genuina por la cual agradezco todos los días. 

Mi arte personal creció y se sigue adaptando a todo lo que ha pasado en nuestro contexto. Somos políticos desde el simple hecho de aceptarnos como somos, somos políticos al ponernos una peluca, somos políticos al hacer shows cuando el Congreso promueve una iniciativa de ley que nos quiere silenciar. 

No hay que olvidar que no existe una lucha individual, es una lucha colectiva, incluso cuando no todos lo ven así. Eso nunca cambiará. 

Nací hombre, me acepté gay, me formé queer y me empodero en drag.

Werner Solorzano

Arquitecto de profesión y diseñador gráfico por vocación. Amante de los patrones, fotografía , ilustración aunque no lo quiera soy muy simétrico. Siempre sonriente, cocina sin recetas, coleccionista de arte en potencia y paga todo antes de fin de mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *