Coaching Corner: ¿Forever estancado?

Texto: Ana Lucía Bobadilla

¿Por dónde empezar cuando nos sentimos estancados con nuestra vida?

Probablemente todos hemos pasado por una etapa, la cual nos hace sentir que en nuestra vida no pasa nada, que no estamos en el punto en el que deberíamos estar de acuerdo a las expectativas que nos habíamos planteado o que nada nos motiva a hacer cosas diferentes y salir adelante.

Esto es más frecuente de lo que quisiéramos admitir, pero el primer punto a analizar es si esas expectativas son nuestras o son las expectativas del contexto social que nos rodea, nuestros padres, nuestros amigos, nuestros héroes personales.

Para poder determinarlo, lo primero es aprender a conocer a la persona que vemos del otro lado del espejo. ¿Quién es esa persona que vemos? ¿Nos sentimos cómodos con nuestro reflejo, más allá del aspecto físico? ¿Qué sentimos por la persona que somos? Tenemos que aprender a desnudarnos y no me refiero a quitarnos la ropa, sino a quitarnos todo aquello que nos limita a entender quienes somos.

¡Manos a la obra!

Acá les dejo unas ideas para empezar el proceso de conocerse, amarse y ser la persona que deben de ser para emprender el camino que los llevará a sentirse fuera del estancamiento.

Fuera prejuicios

Y no con los demás sino primero con uno mismo. Olvidar esos extremos de bueno y malo, para poder descubrir quiénes somos. Al descubrirnos, seguramente hay muchas cosas que percibimos como buenas o malas que hacen más difícil admitir y reconocer quiénes somos. A veces nos sentimos culpables de reconocer esas partes “malas”, y si nuestra autoestima y autoconfianza no están en un punto sano, nuestras partes “buenas” también nos podrían generar culpa o incluso ni llegamos a admitirlas.

Dejar el pasado atrás

Muchos de nuestros rasgos de personalidad y actitud vienen por cosas que en el pasado nos lastimaron, nos decepcionaron y nos hicieron daño; pero si queremos ir hacia un futuro diferente tenemos que aprender a reconocer que mientras sigamos pensando como en el pasado, vamos a seguir reaccionando y sintiendo de la misma manera. Podemos aprender a ver el pasado sin que nos siga generando los mismos sentimientos y eso se hace por medio de contarnos a nosotros mismos la historia desde una perspectiva diferente.

Quitarse la venda de culpa de los ojos

Primero culpamos a los demás, luego aprendemos a culpar a las circunstancias y el siguiente paso es llegar a culparnos a nosotros mismos. ¿Pero adivinen qué y cuánto se logra cambiar con asignar la culpa? Absolutamente nada. Sí es importante reconocer que donde hoy estamos es responsabilidad nuestra, pero no con culpa. Usa la energía con la que te culpas para perdonarte, no sabías lo que hoy sabes. El presente no va a mejorar con repasar una y otras vez lo que hubieras hecho diferente, el futuro va a mejorar haciendo las cosas diferentes HOY.

Responsabilidad del aquí y ahora

 

No importa lo caóticas que sean las circunstancias que nos rodean, solo nos debemos enfocar en lo que podemos controlar, y lo único que podemos controlar el 100% del tiempo es nuestro pensamiento, nuestra actitud y nuestras reacciones ante dichas circunstancias. Un día a la vez; comprometerse con asumir la responsabilidad total de quienes somos hoy nos ayudará a sentirnos empoderados y mejor con nosotros mismos.

Claridad, más que certeza

Si no hay metas y objetivos claros y específicos, el estancamiento es un estilo de vida que puede durar para siempre. Debemos aprender a renunciar a la certeza, ya que esta proviene de todo lo que creemos que no podemos o no sabemos hacer. Una vez tenemos claridad en que es lo que queremos, las decisiones se toman en función de nuestras metas y objetivos, la acción es el puente entre plantearnos las metas y verlas realizadas, pero necesitas la claridad de saber a dónde se quiere llegar.

El salir del estancamiento es un camino de aprendizaje, de prueba y error, de autodescubrimiento, de desaprender, aprender cosas nuevas y reconstruirse constantemente. Requiere antes que acción, decisión.

Si estas interesado en saber un poco mas de este tipo de procesos o como funciona el coaching, puedes escribirle directamente a Ana Lucía Bobadilla a su correo analuciabobadilla.coach@gmail.com   o buscarla en sus redes:  en Instagram como @analuciabobadilla.coach F y en Facebook como @analuciabobadillacoach

Colaboradores Polyester