15 consejos para tomarte nudes perronas – y mejorar la relación que tienes con tu cuerpo-

Por Lucia Rosales AKA @gatiacerota

En portada: The Grand Odalisque, Jean Auguste Dominique Ingres, 1814

Tenía 16 cuando me enamoré de mi mejor amiga en el colegio. En una obra en la que estuvimos juntas, me dijo que podía ser buena idea tomarnos una foto sin brassiere, con los pechos pegados mientras nos cambiábamos en el baño. Por supuesto que acepté. Esa foto llegó hasta la directora y mi mamá y a partir de ese momento, empecé a llevar por el pueblo un letrero invisible que decía PUTA.

Años después, en terapia, comprendí cómo de muchas maneras toda esta violencia había afectado mi manera de relacionarme con les demás en planos sexoafectivos. Después de un par de relaciones abusivas, finalmente toqué fondo y necesité de alguien que me salvara, así que como el cliché que soy, me salvé a mí misma. Explorar mi sexualidad siempre ha sido complicado, porque me costó mucho respetar y amar este cuerpo. Ha sido un proceso lento y algunos días me incomoda, pero he entendido que es parte del camino que estoy recorriendo. Ser una mujer pansexual en este contexto ha sido – en temporadas – como una montaña rusa.

Con el paso de los años, terapia (de muchos tipos) y la experiencia de todos los días en esta piel; he comprendido que la relación conmigo misma es la más importante de todas, esto incluye el amor físico que me doy a mí misma expresado de distintas maneras. Desde la forma en la que toco mi piel cuando me lavo la cara, hasta las distintas maneras que he descubierto de masturbarme -estar en cuarentena me pone creativa-.

Crear esta relación más sana, consciente, profunda y amorosa conmigo misma me ha hecho encontrar y aplicar métodos específicos para tratarme frente al espejo y una de esas prácticas ha sido observarme. Uno de mis ejercicios favoritos es observarme con la menor cantidad de ropa posible,  concentrarme en esas partes de mí que físicamente a veces no me gustan tanto y hacer una lista de sensaciones posibles gracias a esa parte específicamente. Por ejemplo, odiaba mis manos y después de meses pensando consciente e inconscientemente en ellas, poniéndole atención a todo lo que podía hacer gracias a ellas, hoy finalmente me encantan y veo que cada día se parecen más a las manos de mi mamá y mi abuela. Me di cuenta que puedo cocinar, sentir la piel de la gente a la que amo, sostener a mis gatas cuando piden cariño, maquillarme como se me antoja y la manera en la que son mi soporte cuando me pongo a hacer planks en las rutinas de ejercicio -LOL-.

Definitivamente cada unx va a tener un proceso distinto con su cuerpo, la vergüenza instalada en nuestros cuerpos desde que somos bebés la hemos absorbido hasta la médula y nos limita de compartir esta piel hermosa que también somos.

Hoy, quiero hablarles de cuestiones estéticas en las fotos de nuestros cuerpos desnudos y de esa conexión que creamos con este. En la segunda parte, hablaremos de consenso y seguridad. Ahora quiero tener la capacidad de poder transmitirles la curiosidad de verse desnudx, observarnos desnudxs, querernos desnudxs. Así que, les comparto los pasos que doy cuando me dispongo a tomarme nudes:

Bañarte para refrescarse

Venus Anadiomene, Titian, 1520

Este paso es esencial -al menos para mí-. Ducharme me da una sensación de “estar lista”. Por lo tanto, me siento emocionalmente dispuesta a experimentar más si me baño antes de tomarme fotos.

Ponerte un look que te guste mucho para aprovechar jugar con la ropa

La Maja vestida, Francisco Goya, 1798

De igual manera, recordemos que las fotos pueden ser tan explícitas como tú quieras y que solo tú controlas eso. Y que entre los trajes de baño de dos piezas y la ropa interior, lo único que tienen de distintos es la tela que utilizamos así que, ¡AFUERA VERGÜENZA!

Humectar la piel

Después del baño, Raimundo de Madrazo y Garreta, 1895

Usa algún producto como bloqueador o bronceador. Por los ingredientes que contienen, le da un glow extra a la piel. Podemos utilizar cualquier crema o aceite, para el cuerpo que tenga destellos de glitter – siempre extra-.

Escoger una hora del día en la que nos guste la luz, para inspirarnos

Desnudo femenino, Ramón Martí Alsina, 1865

Mis horas favoritas son la golden hour o morning light. El efecto de la luz a través de la cortina de mi cuarto también me gusta. Se trata de experimentar.

Agregar detalles únicos a las fotos

Desnudo Barroco, German Gedovius, 1920

¡Usa accesorios! El espejo bonito, los anillos que me compré en esa tienda, la bata que conseguí en la paca, ¡todo sirve!

Si te apetece y te gusta, puedes usar maquillaje ligero

Montserrat Güell como Diana en el baño, Fernando Álvarez Sotomayor, 1940

Me da un boost y me hace sentir lista para cualquier cosa también. Generalmente, me pongo un poco de corrector, polvos traslucidos, talvez me hago un delineado con sombras en tonos café, rímel y cejas. Si nos sentimos atrevidxs, un color fuerte en los labios puede ser EL DETALLE.

Utiliza espacios que jamás imaginarías posibles para tus objetivos

La Abundancia, Jan Brueghel,1625

Explora ese espacio en la sala, o la luz del estudio e incluso el piso de tu cuarto.

Pone una buena playlist 

El oído, Pedro Pablon Rubens, 1617

Piesa en algo que te erotice y te haga bailar. Se trata de celebrar el cuerpo que tenemos, ¡soltate!

Prepara tu teléfono

Venus del espejo, Diego Velázquez, 1647

Si no utilizas algún tipo de sostenedor para el teléfono; asegurate de ponerlo en una posición en donde no tengas que usar las manos -cámara frontal y temporizador son clave-. Después podes preocuparte de la edición y efectos 😉 .

No sobrepensar las poses 

La Fortuna, Pedro Pablo Rubens, 1636

Debes fluir y coquetearle a la cámara, esto es esencial. Tomate muchísimas fotos, después habrá un proceso de selección. No te enfoques en sacar la “buena” foto a la primera.

Las fotos pueden ser tan personales como queramos

Dame descubriendo el seno, Domenico Tintoretto, 1580

 El control lo tenes vos.

El proceso de selección es clave

La siesta, Marcos Hiralda Acosta, 1864

Necesitamos elegir con instinto. Borra todas las que no te gusten y quédate con las que te convencen. A veces sacaremos 10 fotos lindas, incluso más y algunas otras podremos tener 2, 3 o incluso ninguna que nos guste. No tenemos la presión de cumplir con nadie, así que sacudámonos el estrés de tener que sacar una buena foto.

Apropiate de todo lo que es tuyo

La Casta Susana en el Baño, Eusebio Balldeperas y Merich, 1865

Pelo despeinado, cicatrices, rollos, celulitis, estrías y acné. Estas son características únicas de nuestro cuerpo y es maravilloso, porque es nuestro y lo disfrutamos para nosotrxs en la intimidad.

Explorar, jugar, equivocarse, reírse de las malas fotos, divertirse

Combate de Anteros y Eros, German Hernandez Amores, 1869

Esto es primordial, para poder fluir y obtener resultados chileros. Si no nos estamos divirtiendo: PAREMOS y no nos forcemos.

Combinar ropa interior + entorno + accesorios

El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli, 1485

Deja que fluya la creatividad.

Espero, de todo corazón, que te divirtas muchísimo y te salgan unas nudes perronas. ¡Miau!

Colaboradores Polyester

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *