Fashion Week Safari

Llega esa época del año donde todos los “do’s and dont’s” y WTF’s se reúnen en un solo evento: Fashion Week.

Como en el reino animal, existen especies que solo es posible avistar durante determinada época del año, así ocurre en el mundo de las pasarelas y eventos de moda. Ya faltan pocos días para el Mercedes-Benz Fashion GT, así que tengan los ojos abiertos y puedan identificarlas en los próximos días.

Como en la naturaleza, este ecosistema fashionista necesita de todas sus especies, así que recuerden que solo es un recorrido para conocer la fauna exótica, que debemos “vivir y dejar vivir”. Aclaro que no se lastimó a ninguna especie durante la elaboración de este artículo y que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia y algo únicamente con fines de estudio científico -y para reírnos un poco de nosotros mismos-.

Bodus-perdidus

En esta especie, predominan los ejemplares del sexo femenino. Se caracteriza por el uso del mismo vestido de sirena que mandó a hacer para la boda de su prima Susy, con brillos, broches y muchas lentejuelas. Este lo combina con smokey eyes y peinado con muchos bucles y colochos, que permanecen en su lugar durante todo el evento, gracias a haber colaborado en aumentar unos centímetros el agujero de la capa de Ozono, por el uso indiscriminado del spray para el cabello. Tratan de disimular el dolor que les causan sus sandalias de tiras -también con muchos brillos- con una enorme sonrisa de concurso de belleza.

Vuelos-fiestus

La tendencia del uso de olanes o como localmente se les conoce “vuelos”, que iniciaron en primavera-verano 2016. Marcas como Giambattista Valli, Alexander McQueen y hasta Vétements los colocaron en sus colecciones, luego la tendencia llegó a la moda rápida, haciendo que muchas se animaran a llevarlos. Los olanes se ven hermosos en días de sol o en el campo, con una actitud relajada, para que se luzcan en todo su esplendor. Pero en este caso, los esconden bajo un abrigo y dejar que estos asomen –un poco aplastados- en mangas y cuellos. Si van a llevarlos, hay que pensar en cómo hacerlos destacar en bajas temperaturas.

Caribbean Reyus

El tradicional pantalón blanco puede ser el mejor aliado o el peor enemigo de un hombre durante este tipo de eventos. Todo depende de qué usa para complementarlo. La especie a la que nos referimos, puede que haya tenido a James Bond como idea para su atuendo, pero el resultado final apunta más a un bailarín de entretenimiento a bordo de un crucero que está pasando por las Bahamas en pleno verano. Otra forma de identificar a los “caribbean reyus” es la camisa con estampados florales que deja ver el pecho, fedora y un peinado con mucho volumen bajo esta.

extensionis-fanaticus ejemplaris

Ser drag queen es un un hermoso arte. Estos hombres -y algunas mujeres- saben lo que hacen y lo hacen con estilo. Esta especie utiliza aún más maquillaje y postizos que cualquiera que participo en el famoso reality show. Don’t Fuck It Up!

Zara-woman-adictus

Esta especie es de las que más proliferan para esta época. Hay especímenes de todo tipo y son fáciles de identificar, ya que lucen exactamente los mismos atuendos de las vitrinas de las tiendas. Son maniquíes vivientes, que aunque llevan las últimas tendencias, acaban camuflándose demasiado con el entorno, a tal punto que se pierden en la multitud. Se pueden ver en grupos de hasta 10 individuos, cuyo hábitat natural son los malls, especialmente en época de rebajas.

Atuendos-prestadus

Esta especie no interactúa demasiado con el entorno, ya que cualquier contacto puede dañar la prenda que le fue prestada por alguna cadena de tiendas o diseñador, al que prometió mucha exposición. Se le puede encontrar lejos del catering y las bebidas de colores fuertes.

“Hermanas de The Shining”

Entre las historias de horror que asustan más que lo escrito por Stephen King, están estas especies idénticas, que van en pares. Con buenas ofertas, pueden aumentar tal como gremlins al tener contacto con agua. Si tienen la suerte de haberse puesto creativas, ya sea en el corte de pelo o uso de accesorios, harán la diferencia. Pero en el peor de los casos -que es lo que casi siempre pasa-, podrán ser fotografiadas en un pasillo, sostenidas de la mano para aparentar que fue a propósito que escogieron el mismo outfit esa noche.

Juego de tronos

Esta especie vive y respira para su conquista: Un lugar en el front row. Para este espécimen, no importan que tan cerca le haya sido asignado un asiento, busca el momento en el que pueda sentarse en una de las sillas de primera fila y sujetar rápidamente la bolsa de regalos como primer trofeo. Ve sigilosamente a los acomodadores, para que no vayan a notar su presencia y que ocupa una silla que no tiene su hombre. Los juegus-de-tronus son una especie que se torna agresiva cuando se le trata de retirar del espacio que recién “conquistó”. Como ocurre con las cobras, se colocan en posición de ataque, para amedrentar a los acomodadores y así ganar la batalla.

Influensurs-fashionus-bloggensis-modelus-nuevus-y-tengus-mi-programus-de-tv

Enough said…

Malus-rudus

Se vistió con lo primero del clóset y hace su mayor esfuerzo por pasar desapercibido. Puedes ser rockstar, deportista, youtuber o de procedencia desconocida. No sabe de moda, pero ha comprado prendas cool, porque le gustan a sus chicas. Él es guapo y va con una misión en la mente: “Conectarse” a la mayor cantidad de modelos. Gotta cath ‘em all!

Lana-del-Rey-imitadorus

Ella no puede pasar desapercibida. Su vestido “bodycon”, escote profundo con aberturas y transparencias  consiguen toda la atención que desea obtener. Su objetivo: usar sus encantos para conquistar hombres mayores. Entiéndase empresarios, productores y todo aquel que se encuentre en capacidad de volverla famosa.

Pequeños-moustrus

Empezó a interesarle la moda, cuando se convirtió en el presidente del  fans club de Lady Gaga en el cole. Ahora, posiblemente tiene un blog. Se le puede ver extravagante y llamando la atención a diestra y siniestra en vestido negro con lentes oscuros y, tal vez, plataformas. Ha dejado de importarle lo que otros digan de él,  porque he was born this way. * baila la coreografía*

Creadorus de ropus

Esta tan preocupado y estresado por su colección y cómo esta se va a ver, que se le puede observar ansioso por el backstage, mientras su asistente le da un trago para calmarlo. Lleva una t-shirt negra. Lo que importa es que todos vean su arte. De tanto cansancio, con suerte se ha logrado poner pantalón.

Street-stylus-presus

No importa que se ponga, siempre lo hace a la perfección. Es la combinación perfecta de actitud y outfit. Sabe mezclar armoniosamente, como en una receta: un pizca de fast-fashion, con un toque suave de algo vintage de su tía Eustaquia, y un Statement Piece de alguno de los diseñadores que presentan en la jornada. Usualmente es accesible y es el alma del after party.

Urbanus rebeldus

Es tan urbano, que solo nos faltaría rapear su descripción. Tiene estilo y por eso esta invitado. Logra verse interesante, sin mucho esfuerzo. Tiene un octavo de Quetzalteca, escondido en el carro y va directo para el after party. Todos los diseñadores lo quieren vestir, pero a él no le interesa.

Piarus-preocupadus

Los y las PR son parte importante del ecosistema fashionista. Black is the new black y un hilito rojo para repeler el mal de ojo, por no poner en front row a Sutano, Mengano y Fulana, quienes seguro le tienen ya un muñequito vudú en la repisa de la sala.

Pequeñus-ejemplaris

Parecieran el accesorio IT del momento. Los hay de todos tamaños y con todas las personalidades. Puedes vestirles como un pequeño mini me, con las últimas tendencias. A diferencia de la pintura roja de PETA, solo te lanzaran cumplidos y muchos “AWWWWNS” al verte con ellos.

Todus-quieren-ser-como-ellus

Son la crème de la crème: Diseñadores, PRs, fotógrafos, trend-setters, editores, maquillistas y hair stylists que están en el tope. Llevan años en el juego y no piensan soltar su corona a los newbies. Entienden por completo que en esta industria su mantra debe ser: “Work hard, play hard”. Se les ve juntos y, usualmente, viendo de pies a cabeza al resto del vulgo, con algún trago fino en la mano.

Si me faltó alguien, lo invito a colocarlo en nuestros comentarios para tomarlo en cuenta el próximo año.

Recalcamos: Ninguna especie ha sido lastimada en la elaboración de esta nota.

*Nota publicada originalmente el 27 de noviembre de 2017

Mademoiselle P

En mi otra vida, corrí por los pasillos de Versailles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *