Rebels Never Die!

Rebeldía, una palabra con muchas connotaciones, en su mayoría negativas. Asociada a la desobediencia, subordinación, desacato e incluso por mas ridículo que suene hasta se define como “pecado”.

Cualquiera que sea la definición, es un comportamiento que debe ser reprimida por tratarse de un peligro para lo establecido. Para mí, ser rebelde va mas allá de llevar la contraria a una figura de autoridad o a la sociedad misma, es pensar por ti mismo y tomar tus propias decisiones.

Visualmente se asocia con la juventud, porque durante esa etapa de nuestras vidas no estamos todavía amoldados a lo que la sociedad exige y como cachorros que empiezan salir de la madriguera, queremos experimentar todo lo que el mundo ofrece.

If You Obey The rules You Miss All the Fun

Rebeldes con y sin causa que quieren comerse al mundo de una mordida y vivir al máximo. Esto mientras todavía las exigencias sociales del qué dirán y lo que “deben hacer” para ser miembros productivos de un sistema que busca callar esa vos interior para siempre.

El skateboarding siempre ha sido asociado con la rebeldía, por su ausencia de reglas, no hay necesidad de un uniforme, árbitro, equipos, entrenadores solamente eres tú, tu skateboard y cualquier espacio en el que desees estar.

Mi crush con este “deporte extremo” – que para mí es más un estilo de vida- empezó en secundaria. Si, fui una mezcla de buena estudiante de día pero rebelde de noche. Convivir con skaters era mí pasión. En el colegio conocí a un par -unos grados abajo del mío. Y otros, patinando en la calle. Así fui adentrándome en esta cultura que tanto admiraba.

La mayoría eran estudiantes extranjeros. _Recuerdo que después de patinar en monumento al Papa en Las Américas o algunos spots de zona 10, siempre íbamos a un lugar llamado “La caseta”. Obviamente yo había mentido y dicho en casa que estaba estudiando en casa de alguien. Si me pongo realmente a pensar, jamas hubiese hecho nada en mi vida si me hubiese apegado a las reglas.

El circulo era pequeño, también habían chicas que a diferencia de mis compañeras del colegio, no eran “fresas”, escuchaban bandas como Goldfinger, Alkaline Trio o NoFx. Se vestían cool usaban marcas como Etnies, Jncos, Enjoy – lo amaba por el pandita que tenia en el logo- . Sentía una atracción total por las imágenes de las tablas Hookups, que me parecián tan sexy. Eran ese tipo de cosas que en ese momento las debías traer de “los estados” o que conseguías en Jungle -Una de las primeras tiendas de Skate en Guatemala-.

Exist On Your Own Terms

Yo estaba feliz, finalmente encajaba en un lugar:Íbamos por cervezas, podía hablar libremente en ingles, cosa que irónicamente odiaban en mi colegio bilingüe, go figure -inserte emoji de rolling eyes- . Y pues para qué darle más vueltas al asunto. En ese espacio de rebeldes, yo estaba libre del bullying al que estaba sujeta en el cole. Yes, pasa hasta en las mejores familias pero meh!, what doesn’t kill you makes you stronger and definetely hotter.

El skate fue gran parte de mi vida y no crean, no fui poser. Lo intenté, mi mamá y mi familia son testigos que hasta conseguí que me prestaran una patineta. No recuerdo si era Santa Cruz. En fin, después de muchos golpes decidí que iba a admirar de lejos a los que si podían, pero que la ideología y la pasión que sentía al ver los trucos que estos chicos con pelo largo cubierto con un beanie y t-shirts, hacían al ritmo de música fuerte y subversiva para la época, no la iba a perder jamas.

Creativity Is The Greatest Rebellion In Existence

Nunca pensé en hacer una ropa, yo no soy diseñadora de moda. Cuando Uriel Ruano me reto a hacer una colección para su marca de skateboards “Black Revolver”, fue como revivir esa parte de mi que estaba dormida, pero que como les conté al inicio del texto viví con intensidad. Me embarque en una aventura que me provoco tanto sonrisas, como lagrimas de enojo y frustración, como de satifacción al ver mi nombre impreso en las prendas. Esta chica rebelde no ha perdido su esencia pensé. Por más que los años pasen, creo que eso nunca va a suceder si se tiene los catalizadores correctos al lado. Gracias Uriel por haberme hecho tomar este riesgo y sobre todo creer en mi.

Inspirada en la película que cuenta la historia de un grupo de chicos que patinaban en piscinas vacías en los años 70 en Venice Beach, California, a quienes llamaron “Lords of Dogtown” la colección y este editorial son como una mezcla de mis propios recuerdos noventeros con calcetas altas y tenis. Esa sensación de libertad de hacer lo que quieres, de pensar solamente en el momento, de estar rodeado de tu misma tribu y sobre todo de sentirte parte de algo más grande, aunque sea por breves momentos.

La vida sin cerveza no es vida, por eso ven a los chicos tomando chelas El Zapote, no por product placement, si no porque durante este editorial yo quería que disfrutaran la sensación de estar en un ambiente donde podían ser ellos mismos y solo captar esos momentos.

Porque la rebeldía es una cualidad y no un defecto y si importar lo que pase o el tiempo…Rebels never die!

Disclaimer: Ningun skater del team BR fue lastimado en la realización de este editorial.

Fotografía: @raureo

diseño de prendas,Producción, styling y dirección de arte: @karolanzueto

marca: @blackrevolversb

video: @urielruano

modelos: @iz_casting Ishisu, Juan Andres, Marcelo, Kendall, Christian

modelos independientes: @gerrybarmes @emeclose @ferjavros @andre.urrutia @furiosalvarado_ @sophiee_ @tbaechli_

skaters: Team BR @adleracevedo @czx_

hair: @analuciahairboutique

Asistentes de producción: @cristymorales_ , @karisdlt, @karla_martini_ @pauliscabre

makeup: @mstudiogt

agradecimiento especial a @cervezaelzapote

Karol Anzueto

Fashionista en búsqueda del soundtrack perfecto para una vida de película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *